Son unas de las molestias digestivas más frecuentes, incluso entre la población sana. La solución está en lo que comemos y en cómo lo comemos. Aqui tienes los buenos hábitos que lo evitan y la lista de lo debes comer y lo que no hay que comer.

Una buena digestión “no se siente” y es básica para que lo que comemos nos nutra y nos llene de energía y vitalidad. Cuando la digestión “se siente”, es decir, se hace notar, y aparecen problemas de mayor o menor intensidad, con frecuencia quiere decir que algo no estamos haciendo bien, y urge tomar medidas y aplicar cambios encaminados a organizar y cuidar nuestra rutina dietética. Veamos qué hacer cuando aparece el reflujo.

Los alimentos pueden originar reflujo debido a la propia secreción gástrica, la relajación del esfínter esofágico, al efecto irritante que se produzca directamente sobre el esófago o una alteración del vaciamiento gástrico. Las personas obesas tienen más riesgo de sufrir estos síntomas y adelgazar sería la primera medida preventiva. Además de las recomendaciones dietéticas que se ofrecen para ambos problemas que comparten síntomas, hay que evitar tumbarse tras la comida, hacer comidas copiosas, llevar cosas apretadas en la cintura y hacer esfuerzos después de comer, por otra parte, ayuda el acostarse siempre con la cabeza un poco más elevada que el resto del cuerpo.

Los buenos hábitos contra el reflujo incluyen: hacer 5 comidas moderadas al día; cenar 2 horas antes de acostarse y evitar los alimentos que se especifican a continuación, ya que puedan irritar la mucosa esofágica.

Alimentos a evitar

  • Café,
  • té,
  • bebidas alcohólicas y carbonatadas,
  • sobre todo,
  • los licores,
  • picantes,
  • fritos,
  • chocolate y cítricos,
  • alimentos muy calientes o muy fríos,
  • sofritos,
  • salsas con tomate,
  • chocolate,
  • menta,
  • ajo,
  • cebolla,
  • canela.

Alimentos a controlar

  • Alimentos grasos (solo de un tipo en cada comida).
  • En las cenas evitar los alimentos ácidos cómo las naranjas, tomates y yogur,
  • las grasas cómo la mantequilla, margarina y chocolate
  • y algunos alimentos que aumentan el reflujo cómo la cebolla y bebidas alcohólicas y con gas.

Alimentos recomendados

  • Lácteos descremados,
  • ternera,
  • pollo,
  • conejo (a la plancha),
  • jamón de York y serrano (poco salado),
  • huevos (pocos y sobre todo en tortilla);
  • verduras cocidas,
  • aceite de oliva de baja acidez (0,4) y en crudo;
  • hidratos de carbono con bajo contenido en grasas (pan dextrinado, arroz integral, mijo, pastas integrales, frutas y verduras).

 

Por Tareixa Enríquez, periodista especializada en salud y nutrición, con el asesoramiento de M.ª Josep Rosselló, nutricionista

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/48-49_digestion_188a.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/48-49_digestion_188a-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludafecciones crónicas,estómago,hernia de hiato,reflujo
Son unas de las molestias digestivas más frecuentes, incluso entre la población sana. La solución está en lo que comemos y en cómo lo comemos. Aqui tienes los buenos hábitos que lo evitan y la lista de lo debes comer y lo que no hay que comer. Una buena digestión...