Los tratamientos anticancerígenos como la quimioterapia, pueden causar efectos secundarios como anemia, bajada de defensas, malas digestiones y disminución de energía y nutrientes, que se pueden minimizar con unas buenas pautas alimenticias.

Los tratamientos de quimioterapia, al mismo tiempo que destruyen las células cancerígenas para luchar contra la enfermedad, pueden provocar efectos secundarios como anemia, bajada de defensas y alteraciones en todo el tubo digestivo (boca, estómago, intestino) que dan lugar a una disminución en la ingesta de alimentos. Por ello es muy importante realizar una alimentación que aporte todos los nutrientes que el organismo requiere y evitar la bajada de energía y el déficit de nutrientes que suele producirse.

Además, el diagnóstico del cáncer altera de modo muy importante el estado psicológico y emocional del paciente, provocándole depresión, ansiedad y miedo, lo que puede contribuir a la aparición de anorexia.

Seguir una correcta alimentación es de suma importancia porque:

  • Minimiza las complicaciones digestivas.
  • Consigue mantener un buen nivel de defensas y cumplir el tratamiento en el período establecido.
  • Mejora la calidad de vida.

 

Alimentos aconsejados

  • Ricos en proteínas de fácil digestión como el pescado blanco: merluza, lenguado, perca, maira, gallo, bacalao, dorada etc.; clara de huevo cocida, queso fundido desnatado, gelatinas y concentrado de proteína en polvo, así como alimentos tan apetecibles como el jamón curado, colas de gambas o langostinos que a la vez tienen un aporte importante de minerales.
  •  Ricos en hidratos de carbono: patata, arroz, espaguetis, pasta de sopa y especialmente el pan tostado, que es de muy fácil digestión.
    Las frutas más aconsejables son manzana y pera por su contenido en hidratos de carbono y porque resultan especialmente fáciles de digerir cocidas al horno o en compota, así como el dulce de membrillo. Así que es aconsejable tener siempre en la nevera manzana y/o pera hervida cocida (compota) porque es un alimento que sienta muy bien y puede apetecer frío.
  • Buenas grasas: es aconsejable consumir en abundancia buenas grasas como el aceite de oliva virgen de baja acidez (0,2-0,4º), puesto que es un buen aporte de calorías, vitaminas y ácidos grasos, a la vez que tiene un efecto muy beneficioso sobre todo el aparato digestivo.
  • Beber suficientes líquidos: estos pacientes toleran muy bien los licuados y zumos de hortalizas como los de zanahoria y frutas dulces (pera o manzana). Es recomendable la bebida de soja o de avena Provamel por su alto valor nutritivo, y en caso de máxima dificultad digestiva, la bebida vegetal de arroz. También se recomiendan las infusiones suaves como la tila y la hierbaluisa.
    Un licuado elaborado con 2-3 zanahorias, 3-4 ramas de perejil y 1 manzana o 1 pera se puede consumir una o dos veces al día y es un aporte de vitaminas excelente y muy bien tolerado por el aparato digestivo.
  • Vitaminas y minerales quedan asegurados con el consumo de todos los alimentos aconsejados.
  • Para evitar al máximo los problemas digestivos, se recomienda seguir los menús exclusivamente con los alimentos recomendados el día antes de la quimioterapia, mientras dure esta y hasta que desaparezcan las molestias digestivas.

 

 

Alimentos a evitar

Aunque son saludables y aconsejables en una alimentación equilibrada, hay que evitar los siguientes alimentos cuando aparecen problemas digestivos durante los períodos de tratamiento:

  • Alimentos grasos como el cordero, buey, ternera, cerdo, embutidos, patés, quesos grasos, nata y mantequilla: provocan una digestión más lenta y difícil.
  • La leche, puesto que en muchos casos su digestión se ve alterada como efecto secundario de la quimioterapia.
  • Los alimentos ácidos (tomate, naranja, kiwi, limón, pomelo…) no son bien tolerados por la mucosa gástrica durante el tratamiento.
  • Las bebidas alcohólicas, el café y los alimentos picantes irritan la mucosa digestiva.

 

Consejos culinarios

  • Para conseguir que la preparación de los alimentos facilite la digestión, evite pérdidas nutricionales y no origine alteración de los nutrientes, las formas de cocción más adecuadas son: hervidos, vapor, horno a temperatura suave y microondas. Evitar la cocción a la plancha a una temperatura muy elevada, los fritos y los sofritos.
  • Es importante lavar correctamente las verduras y hortalizas antes de su preparación.
  • Los alimentos congelados son recomendables por su buena calidad nutritiva, alto nivel higiénico, buena conservación y su fácil manipulación y preparación.
  • Es recomendable repartir la comida diaria en varias tomas y conseguir a lo largo del día consumir todos los grupos de alimentos aconsejados. Que cada toma de comida no sea muy voluminosa.
  • Al terminar la quimioterapia hay que hacer 1 mes de dieta alcalinizante, tomar cada día 3 comprimidos de Q-magnésico antes de las 3 comidas principales e incluir patata, clara de huevo cocida y dátiles en cada comida.

 

Menú durante la quimio

DESAYUNO

  • 1 vaso de bebida de soja, de avena o de arroz
  • Tostadas de pan con aceite de oliva virgen
  • Jamón curado o queso fundido

MEDIA MAÑANA

  • Licuado: 2-3 zanahorias, 3-4 ramas de perejil y 1 manzana o 1 pera

ALMUERZO

  • Espaguetis con aceite de oliva, zanahoria cocida
  • Colas de gambas o langostinos
  • Pera hervida

MERIENDA

  • Pan tostado con dulce de membrillo
  • Licuado o infusión, o pera o manzana cocidas

CENA

  • Crema de calabacín
  • Bacalao hervido con patata y cebolla, aliñado con aceite de oliva
  • Compota de manzana

ANTES DE ACOSTARSE

  • 1 vaso de bebida de soja o de avena o de arroz

 

 Por M.ª José Rosselló, nutricionista

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/22-23_cancer_188a-1024x816.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/22-23_cancer_188a-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludafecciones puntuales,anemia,bajada de defensas,cáncer,efectos secundarios,malas digestiones,quimioterapia,tratamientos anticancerígenos
Los tratamientos anticancerígenos como la quimioterapia, pueden causar efectos secundarios como anemia, bajada de defensas, malas digestiones y disminución de energía y nutrientes, que se pueden minimizar con unas buenas pautas alimenticias. Los tratamientos de quimioterapia, al mismo tiempo que destruyen las células cancerígenas para luchar contra la enfermedad, pueden...