Es una enfermedad autoinmune que se manifiesta en brotes que suelen ser desencadenados por infecciones, sequedad de la piel o del ambiente, falta de insolación y sobre todo por el estrés. Seguir determinadas pautas dietéticas resulta muy útil en su tratamiento.

La psoriasis provoca placas escamosas, sobre todo en codos, rodillas y cuero cabelludo, debido a un crecimiento anómalo de las células de la piel.

Hay muchos estudios que muestran, por ejemplo, cómo mejoran los brotes de psoriasis tomando suplementos de aceites de pescado ricos en omega 3 y siguiendo una dieta libre de gluten, y sobre todo con una dieta basificante o alcalinizante (como la que se describe en la página 62), evitando incluso los cereales, sustituyéndolos por tubérculos y legumbres.

Es importante evitar los lácteos y cualquier alimento que el paciente con psoriasis compruebe que su consumo empeora su enfermedad.

 

Nutrientes que ayudan

El cinc y el selenio, las vitaminas A, C, E, D y B6, así como los ácidos grasos omega 3 (DHA y EPA), han demostrado ser beneficiosos en el tratamiento de la psoriasis.

  • Como fuentes de cinc y de vitamina A y B6, se pueden usar los apuntados en el apartado del acné, y para la vitamina D, la mejor fuente es el aceite de hígado de bacalao, que se puede tomar en perlas.
  • La mejor forma de tomar los omega 3 es con un concentrado de lípidos marinos en perlas fáciles de ingerir y, a ser posible, que tengan una proporción de 18% de EPA y 12% de DHA. Hay que tomar 4-6 perlas al día, la mitad con el desayuno y la otra mitad con la cena.
  • Los probióticos: ya que una flora digestiva equilibrada puede prevenir los trastornos inmunitarios que desencadenarían un nuevo brote de psoriasis. Hay preparados de probióticos (como Florase derma) que incluyen micronutrientes con acción antinflamatoria y antioxidante, y plantas tradicionalmente usadas como depurativas y relajantes.
  • Jugo de aloe vera: ha demostrado ser eficaz en la psoriasis, ayudando a tratar lesiones cutáneas y mucosas, así como aliviando el picor. Se puede aplicar tópicamente (en gel) o ingerir por vía oral (en preparados de cápsula o jugo).
  • Setas shitake y reishi: aportan betaglucanos, que ayudan a modulador el sistema inmune.
  • Infusiones de plantas relajantes como valeriana, tila o pasiflora, entre otras, son de gran ayuda para neutralizar el estrés desencadenante de la psoriasis.

 

Alimentos recomendados

  • Frutas y verduras (albaricoques frescos o secos, zanahorias, tomates), ricas en carotenoides, flavonoides, vitaminas C, E, betacarotenos y selenio, para neutralizar el estrés oxidativo de la psoriasis;
  • ubérculos y legumbres;
  • pescados blancos y azules;
  • yogures y bebidas de soja;
  • setas.

 

Alimentos desaconsejados

  • Café,
  • té negro,
  • chocolate,
  • mate,
  • pimienta,
  • ahumados,
  • carnes,
  • glutamato monosódico,
  • tabaco,
  • alcohol,
  • cereales con y sin gluten (trigo, avena, cebada, arroz, quínoa, mijo, trigo sarraceno, maíz),
  • lácteos (incluido yogur y kéfir).

 Por Tareixa Enríquez

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/psoriasis-1024x683.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/psoriasis-300x300.jpgadminDietasEste númeroPlantasSaludafecciones puntuales,alteraciones cutáneas,enfermedad autoinmune,piel,psoriasis,sequedad de la piel
Es una enfermedad autoinmune que se manifiesta en brotes que suelen ser desencadenados por infecciones, sequedad de la piel o del ambiente, falta de insolación y sobre todo por el estrés. Seguir determinadas pautas dietéticas resulta muy útil en su tratamiento. La psoriasis provoca placas escamosas, sobre todo en codos,...