Para conservar una piel bonita y radiante, toda la vida hay que nutrirla en cada etapa con lo que más necesita: agua, grasas, vitaminas, oligoelementos y antioxidantes indispensables para sus reacciones celulares.

Se calcula que un 32% de mujeres tiene la piel seca, un problema cuya solución pasa obligatoriamente por aumentar, entre otros, el consumo de buenas grasas y de agua. Además, mantener la elasticidad de la piel es básico para evitar que se reseque y aparezcan las arrugas y otros problemas, y eso se consigue con buenas grasas, especialmente ácidos grasos polinsaturados omegas 3 y 6, ya que son esenciales para conservar la cohesión de las membranas celulares y sirven de cemento entre las células. Por eso hay que intentar tomar ese tipo de grasa cada día, priorizando el consumo de los omega 3 (pescados grasos), que favorecen la hidratación de la piel y preservan su belleza, y tomar en menos cantidad los omega 6 (aceites de girasol, soja, maíz, sésamo), que resultan más proinflamatorios.

 

Los nutrientes antisequedad

Agua

Para garantizar un buen nivel de hidratación, lo ideal es tomar medio vaso de agua o de infusión cada hora y priorizar el consumo de frutas y verduras ricas en agua.

Buenas grasas

Las grasas son parte fundamental de la emulsión epicutánea, la barrera de la piel frente al medio externo. La pérdida de lípidos epidérmicos produce un desgaste excesivo de agua y sequedad en la piel, la aparición de manchas y la formación de arrugas. La falta de grasa en la dieta también afecta al cabello y las uñas, que se vuelven frágiles, sin brillo, quebradizos y faltos de vitalidad.

  • Los aceites de borraja y de onagra, que se pueden tomar en perlas (2-4 al día); el aceite de oliva extra virgen, a razón de un máximo de 3 cucharadas al día, que se puede utilizar para aliñar ensaladas y menestras de verduras o sobre las tostadas de pan en el desayuno, así como el consumo de un puñado de frutos secos oleaginosos (nueces, almendras, avellanas, cacahuetes, pistachos…), son las grasas más adecuadas para las pieles secas que se pueden integrar en el menú diario.
  • Los pescados grasos (salmón, caballa, sardinas…) aportan omega 3, y deberían estar presentes en la dieta dos o tres veces por semana. En el caso de que no se consuma pescado, se debería recurrir a las perlas de aceite de pescado rico en omega 3 (2-4 al día).
  • Germen de trigo: en escamas para añadir al yogur, cremas o sopas, o en perlas de aceite de germen de trigo, es muy rico en vitamina E, esencial para mantener la elasticidad de la piel.

 

 

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/piel-seca-1024x683.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/piel-seca-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludaceite de borraja,aceite de prímula,afecciones estacionales,alimentos antisequedad,dermis,piel,piel seca
Para conservar una piel bonita y radiante, toda la vida hay que nutrirla en cada etapa con lo que más necesita: agua, grasas, vitaminas, oligoelementos y antioxidantes indispensables para sus reacciones celulares. Se calcula que un 32% de mujeres tiene la piel seca, un problema cuya solución pasa obligatoriamente...