La vista es uno de los sentidos más valorados y que más problemas causa cuando empieza a fallar. En esta etapa tenemos nuestra máxima agudeza visual, y la podemos mantener si reforzamos la nutrición de nuestros ojos.

 

Disfrutar de una buena vista depende de nuestra genética, de no haber sufrido daños o accidentes y de seguir una dieta que cuide la salud de nuestros ojos. Los ojos son una estructura compleja donde hay células que detectan colores y movimientos (conos y bastones), estructuras que enfocan (retina, cristalino y humor vítreo) y neuronas (nervio óptico) que mandan la información al cerebro. Por tanto, mantener una buena vista, incluso en edades avanzadas, depende de nutrir y cuidar bien estas estructuras.

 

Alimentos que alegran tus ojos

Para cuidar tu salud ocular, intenta comer con regularidad estos alimentos:

  • Hortalizas y frutas de colores (zanahorias, batatas, espinacas, diente de león, calabaza, melón, pimientos, aguacates, brócoli, coles de Bruselas): por su riqueza en luteína, zeaxantina, vitamina C, carotenos (provitamina A) y antioxidantes.
  • Chía, soja y sus derivados (tofu, temphe, yogures, bebidas): aportan proteínas de buena calidad sin grasas saturadas ni colesterol.
  • Cereales integrales y sus derivados (harinas, panes, pasta): son una buena fuente de hidratos de carbono complejos y de fibra, lo que contribuye a regular los niveles de glucosa en sangre y en los ojos.
  • Semillas (lino, chía) y frutos secos (nueces, almendras): aportan ácidos grasos omega 3.

 

Una larga vista

La complejidad del ojo y el hecho de que esté expuesto al aire y la luz hace que sus estructuras se desgasten con facilidad. Estos nutrientes son esenciales para mantenerlo sano y retrasar su envejecimiento.

  • Luteina y zeaxantina son dos tipos de carotenoides que protegen los tejidos nerviosos, como los que constituyen el ojo, ayudando a mejorar la función nerviosa y visual. La luteína se encuentra en grandes cantidades en las espinacas, el brócoli y la yema de huevo, y en el maíz, las frutas de primavera y verano y las frutas tropicales. Su consumo previene la aparición de alteraciones oculares, evitando la degeneración macular y las cataratas, ya que actúa como filtro de la luz y como gran antioxidante que neutraliza los radicales libres provocados por la luz solar.
    La luteína, junto con la zeaxantina (muy abundante en el maíz), protege la retina, evita el envejecimiento de los tejidos del ojo y tiene un papel importante al favorecer la mejoría de la visión en distintas enfermedades oculares
  • Vitamina A y carotenos: son esenciales para que nuestro cuerpo fabrique rodopsina, la proteína que encontramos en los bastones y que detecta los movimientos. Una deficiencia en vitamina A está relacionada con falta de visión nocturna.
  • Vitamina B2: ayuda a que la retina se adapte a cambios de luz y previene problemas de fotofobia.
  • Selenio, vitaminas C y E: estos nutrientes antioxidantes protegen el ojo y ayudan a mantener el cristalino y el humo vítreo transparentes para captar mejor la luz y las imágenes. A la larga protegen contra el desarrollo de cataratas y presbicia (vista cansada).
  • Cinc: protege las células oculares de los radicales libres y es esencial para que la vitamina A pueda ser utilizada por el ojo.
  • DHA, EPA y ácido alfa linolénico: estos ácidos grasos esenciales ayudan a mantener las células nerviosas activas y a mejorar la calidad de las lágrimas, que nutren, lubrican y oxigenan la superficie del ojo.

 

Aleja de tu vista

Con el paso de los años, algunos alimentos pueden afectar la visión, por lo que deberíamos controlar y reducir su ingesta.

  • El colesterol, las grasas saturadas y los alimentos muy salados pueden propiciar la hipertensión arterial, que es un factor de riesgo para el desarrollo de glaucoma (hipertensión intraocular). Debemos optar por una dieta más rica en proteínas vegetales, reducir la sal de mesa, las conservas y salazones, y enriquecer la dieta con omega 3 (pescados grasos, semillas de lino y de chía).
  • Los alimentos muy ricos en azúcares simples (bollería, refrescos azucarados, golosinas) hacen subir los niveles de glucosa en sangre y también su llegada hasta el cristalino. De forma acumulativa y con el tiempo, esta glucosa hace que el cristalino pierda elasticidad y se vuelva más opaco, favoreciendo la vista cansada y las cataratas. Una dieta rica en fibras solubles (legumbres, glucomanano) y cereales integrales ayuda a regular los niveles de este azúcar en sangre, al igual que el cromo, un mineral que mejora el funcionamiento de la insulina.
http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/34_fertilidad_189.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/34_fertilidad_189-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludalimentos oculares,alimentos para ver mejor,complementos que refuerzan la vista,excesos alimentarios que dañan la visión,nutrientes para los ojos,nutrientes para ver mejor
La vista es uno de los sentidos más valorados y que más problemas causa cuando empieza a fallar. En esta etapa tenemos nuestra máxima agudeza visual, y la podemos mantener si reforzamos la nutrición de nuestros ojos.   Disfrutar de una buena vista depende de nuestra genética, de no haber sufrido...