Si tu hígado no acaba de funcionar bien o si te han diagnosticado piedras en la vesícula, ten en cuenta que no todo está perdido y que tú puedes hacer mucho para mejorar el problema poniendo en práctica algunos cambios en tu dieta diaria.

El hígado es uno de los órganos con más funciones metabólicas. Fabrica nutrientes, proteínas, grasas y otros elementos, desintoxica sustancias de desecho y toxinas, actúa como almacén de vitaminas y nutrientes, ayuda a regular los niveles de glucosa y, por supuesto, participa activamente en la digestión y uso de los nutrientes de la dieta, al fabricar la bilis que ayuda a digerir las grasas.

Por su parte, la vesícula biliar acumula la bilis que fabrica el hígado y que luego se libera en el duodeno (intestino delgado) para digerir las grasas.

Las funciones de la vesícula y, sobre todo, del hígado son tan importantes que cuando uno de los dos falla empezamos a digerir mal alimentos como huevos, leche, grasas y fritos; la digestión se hace más lenta con eructos frecuentes; nos hinchamos al terminar de comer y experimentamos reflujo con alternancias entre diarrea y estreñimiento, y a veces incluso náuseas. También pueden aparecen molestias en el resto del organismo como: problemas en la piel, falta de concentración mental, dolores de cabeza y articulares, cansancio, bajada de las defensas, etc.

 

Alimentos recomendados:

  • * verduras, a excepción de las espinacas (acelgas, rúcula, endivias, espárragos, diente de león)
  • hortalizas (brécol, yuca, batata, rábanos, remolacha, pimientos rojos, rábanos, alcachofas)
  • germinados,
  • frutas, a excepción de las naranjas (uva, chirimoya, albaricoques, melocotones, manzana, pera), mejor si son frescas y de temporada,
  • bebidas vegetales (de soja, avena, almendras)
  • semillas (quinoa, trigo sarraceno, lino, chía) y cereales integrales sin gluten (mijo, arroz)
  • pescados blancos
  • carnes magras
  • legumbres (soja verde, lentejas, garbanzos, judías), miel, mermeladas.

 

Alimentos desaconsejados:

  • alcohol
  • chocolate
  • huevos
  • lácteos grasos (mantequilla, quesos, yogures, nata)
  • comidas enlatadas
  • embutidos
  • vísceras
  • mariscos, excepto colas de gambas y langostinos, calamares y sepia
  • carnes grasas (cordero, cerdo)
  • fritos
  • especias fuertes (pimienta, guindilla)
  • dulces y bollería con alto contenido en grasas (golosinas, bollos, pasteles).

 

Dieta semanal preventiva

El mejor tratamiento es la prevención. Podemos ayudar a nuestro hígado y vesícula con una dieta sana, depurativa, hidratante y equilibrada.

Desayuno

Zumo o licuado natural preparado con frutas y verduras depurativas como rábano, ciruela pasa, cereza, apio, zanahoria, remolacha, pepino y hortalizas verdes.

Media mañana

Infusión de boldo, alcachofera, menta, bardana y romero + 3 tostadas ligeras de quinoa bio con mermelada endulzada con stevia + 1 pieza de fruta (manzana, pera, melocotón, kiwi).

Comida

Ensalada (endivias, canónigos, espinacas baby, germinados) con aceite de oliva y 1 cucharadita de lecitina de soja espolvoreada + guiso de legumbres (garbanzos, lentejas, soja verde, judías) con cereales sin gluten (trigo sarraceno, mijo, arroz, quinoa) y hortalizas (patata, cebolla, espárragos, alcachofas)

Merienda

Chirimoya, albaricoques, melocotones, manzana o pera + 1 puñado de frutos secos (nueces, almendras, avellanas) + 2 tortitas de arroz integral bio + infusión de boldo, alcachofera, menta, bardana y romero.

Cena

Caldo o crema de verduras + pescado blanco, pollo o tofu a la plancha con verduritas (setas, cebolla, puerro, remolacha, brócoli, alcachofas).

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/54-55_higado-vesicula_188.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/54-55_higado-vesicula_188-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludafecciones crónicas,dieta hepática,hígado,vesícula
Si tu hígado no acaba de funcionar bien o si te han diagnosticado piedras en la vesícula, ten en cuenta que no todo está perdido y que tú puedes hacer mucho para mejorar el problema poniendo en práctica algunos cambios en tu dieta diaria. El hígado es uno de los...