El alcohol, la obesidad y algunas toxinas, drogas y fármacos pueden acabar provocando esta patología. Hay que ayudar al hígado a eliminar el exceso de grasa.

  • Elimina el alcohol, intoxica el hígado y lo sobrecarga de trabajo.
  • Sigue una dieta baja en grasas y azúcares simples (sin dulces ni bollería).
  • Baja de peso progresivamente, los adelgazamientos rápidos pueden dañar el hígado.
  • Opta por alimentos crudos y usa técnicas culinarias sencillas que no aporten un extra de grasas, como la plancha, el vapor o el papillote.
  • Evita las raciones grandes y procura repartir tus comidas, al menos en 5 tomas diarias, 3 comidas principales y 2 tentempiés.
  • Cúrcuma: Antinflamatoria y antioxidante, la cúrcuma es una gran aliada del hígado. Para que sea más efectiva, es recomendable tomar una de alta biodisponibilidad y sin pimienta, ya que esta interfiere en el metabolismo del hígado.

Plantas y complementos que ayudan:

  • colina,
  • alfa lipoico,
  • cúrcuma (mejor si no está combinada con pimienta),
  • glucomanana (fibra soluble que reduce la reabsorción de colesterol),
  • algas (muy depurativas por sus alginatos),
  • aceites de pescado en perlas (ricos en ácido glucorónico que estimula el funcionamiento hepático).

 

Alimentos recomendados:

  • verduras, a excepción de las espinacas (acelgas, rúcula, endivias, espárragos, diente de león)
  • hortalizas (brécol, yuca, batata, rábanos, remolacha, pimientos rojos, rábanos, alcachofas)
  • germinados,
  • frutas, a excepción de las naranjas (uva, chirimoya, albaricoques, melocotones, manzana, pera), mejor si son frescas y de temporada,
  • bebidas vegetales (de soja, avena, almendras)
  • semillas (quinoa, trigo sarraceno, lino, chía) y cereales integrales sin gluten (mijo, arroz)
  • pescados blancos
  • carnes magras
  • legumbres (soja verde, lentejas, garbanzos, judías), miel, mermeladas.

Alimentos desaconsejados:

  • alcohol
  • chocolate
  • huevos
  • lácteos grasos (mantequilla, quesos, yogures, nata)
  • comidas enlatadas
  • embutidos
  • vísceras
  • mariscos, excepto colas de gambas y langostinos, calamares y sepia
  • carnes grasas (cordero, cerdo)
  • fritos
  • especias fuertes (pimienta, guindilla)
  • dulces y bollería con alto contenido en grasas (golosinas, bollos, pasteles).

 

Dieta tipo

Desayuno

Zumo o licuado natural preparado con frutas y verduras depurativas como rábano, ciruela pasa, cereza, apio, zanahoria, remolacha, pepino y hortalizas verdes.

Media mañana

Infusión de boldo, alcachofera, menta, bardana y romero + 3 tostadas ligeras de quinoa bio con mermelada endulzada con stevia + 1 pieza de fruta (manzana, pera, melocotón, kiwi).

Comida

Ensalada (endivias, canónigos, espinacas baby, germinados) con aceite de oliva y 1 cucharadita de lecitina de soja espolvoreada + guiso de legumbres (garbanzos, lentejas, soja verde, judías) con cereales sin gluten (trigo sarraceno, mijo, arroz, quinoa) y hortalizas (patata, cebolla, espárragos, alcachofas)

Merienda

Chirimoya, albaricoques, melocotones, manzana o pera + 1 puñado de frutos secos (nueces, almendras, avellanas) + 2 tortitas de arroz integral bio + infusión de boldo, alcachofera, menta, bardana y romero.

Cena

Caldo o crema de verduras + pescado blanco, pollo o tofu a la plancha con verduritas (setas, cebolla, puerro, remolacha, brócoli, alcachofas).

 

Por Guadalupe Jiménez, bióloga

 

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/higado-graso-1024x576.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/higado-graso-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludafecciones crónicas,dieta hepática,hígado,hígado graso,vesícula
El alcohol, la obesidad y algunas toxinas, drogas y fármacos pueden acabar provocando esta patología. Hay que ayudar al hígado a eliminar el exceso de grasa. Elimina el alcohol, intoxica el hígado y lo sobrecarga de trabajo. Sigue una dieta baja en grasas y azúcares simples (sin dulces ni bollería). Baja de...