Todos podemos ser víctimas de una infección respiratoria que nos cause una gripe. Una dieta hidratante, suave y nutritiva es la mejor opción para aliviar los síntomas y acelerar la recuperación.

La fiebre y el malestar general son los síntomas más destacables de la gripe. Esta infección puede ser muy invalidante, y la mejor alternativa es permitir que el propio cuerpo supere la infección proporcionándole descanso y los nutrientes necesarios. Una gripe suele durar 6 o 7 días, y la dieta ha de variar a medida que la enfermedad evoluciona.

  • Al empezar a notar los síntomas y a medida que se agravan, opta por una dieta muy hidratante a base de infusiones, caldos, cremas de verduras, sopas y purés. Los zumos naturales también son apropiados. Han de ser alimentos de fácil digestión y que no sobrecarguen el metabolismo, que en esos momentos está luchando contra la infección. Es importante que tengan el mejor sabor y aroma posible, y un aspecto agradable, para que estimulen el apetito que suele perderse durante los primeros días de gripe.
  • Desde el primer momento recurre a alimentos ricos en vitamina C, carotenos y sustancias azufradas (frutas y verduras verdes o naranjas, ajos y cebollas), estos nutrientes refuerzan el sistema inmune y nos ayudan a recuperarnos mejor de la gripe.
  • Toma mucha agua, infusiones y zumos naturales, al menos 2 litros al día, ya que de ese modo te hidratarás y facilitarás la depuración de toxinas.
  • Reduce la toma de grasas animales (quesos y carnes grasas) y de bollería industrial. Las grasas saturadas hacen que los síntomas de las infecciones se acentúen, que el sistema inmune tarde más en eliminar a los virus y, además, son proinflamatorias, por lo que el malestar y el dolor se ven acentuados.
  • En la fase final de la gripe, aumenta la ingesta de proteínas (carnes magras, pescados, legumbres) para ayudar a regenerar el organismo y el sistema inmune. Toma abundantes frutas y verduras crudas, que aportan antioxidantes, fibra y agua para depurar el organismo. Puede ayudarte tomar suplementos de alga chlorella o alguna combinación de plantas depurativas que facilite la eliminación de toxinas.
  • Durante todo el proceso de gripe no te saltes ninguna comida ni tentempié, pero procura que las raciones sean pequeñas y adaptadas al apetito del enfermo.
  • Puedes preparar un caldo depurativo cociendo un ramillete de apio con 2 cebollas y un manojo de perejil durante media hora y tomar, una vez colado, con zumo de limón recién exprimido.

 

Alimentos recomendados

  • Cítricos (naranja, limón, pomelo),
  • hortalizas (lechuga, tomate, calabaza, coles, coliflor, cebolla, ajo),
  • semillas (chía, lino, sésamo), miel,
  • semillas y cereales integrales (arroz, avena, mijo, trigo sarraceno, quínoa),
  • aceite de oliva,
  • legumbres (lentejas, judías, garbanzos, soja y sus derivados),
  • carnes magras (pollo, ternera),
  • pescados blancos y azules (atún, salmón, merluza, lenguado),
  • huevos.

Alimentos desaconsejados

  • Leches enteras y quesos grasos,
  • mantequilla y manteca,
  • carnes grasas y embutidos,
  • bollería industrial,
  • bebidas alcohólicas,
  • café,
  • bebidas excitantes,
  • helados,
  • granizados y bebidas frías.

 

Suplementos que ayudan

  • Alga chlorella: tiene propiedades antibióticas y aporta clorofila que ayuda a depurar el organismo. – Equinácea: esta planta es útil, tanto para reforzar las defensas y prevenir infecciones, como para ayudar a aliviar los síntomas y reducir la duración de las infecciones.
  • Saúco: esta planta es antivírica y ayuda a bajar la fiebre.
  • Llantén, pino y eucalipto: son expectorantes.
  • Perlas de ajo: tienen sustancias sulfuradas de acción antiséptica.
  • Shitake: este hongo tiene propiedades antivíricas y antitumorales que ayuda a prevenir las infecciones víricas.
  • Jengibre: es antiséptico y, además, tienen principios activos que calman la tos y alivian los problemas respiratorios que acompañan a gripes y resfriados.
  • Hojas de olivo en infusión: son antimicrobianas y antinflamatorias.
  • Probióticos y prebióticos: refuerzan la flora intestinal y, como consecuencia, mejoran las funciones inmunes.

 

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/gripe-1024x683.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/gripe-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludafecciones puntuales,fiebre,gripe,infecciones,infecciones respiratorias,malestar general
Todos podemos ser víctimas de una infección respiratoria que nos cause una gripe. Una dieta hidratante, suave y nutritiva es la mejor opción para aliviar los síntomas y acelerar la recuperación. La fiebre y el malestar general son los síntomas más destacables de la gripe. Esta infección puede ser muy...