Una dieta es mucho más que un conjunto equilibrado y adecuado de vitaminas y minerales. Los alimentos estén llenos de energía vital y hay que elegirlos según los cambios cíclicos energéticos (las estaciones): en invierno alimentos  más yang y en verano alimentos más yin.

Desde hace miles de años, sobre todo en el contexto cultural de Oriente, se habla de que todo en el universo está impregnado de la energía esencial (qi), que puede mostrarse bajo diferentes formas (básicamente yin y yang). Los hombres y los alimentos no iban a ser una excepción.

Los humanos somos, además, organismos en simbiosis con la Tierra. La naturaleza presenta cambios energéticos cíclicos, es decir, las estaciones del año. Por tanto, nos vemos en la obligación de adaptarnos constantemente a las exigencias energéticas del momento. En este proceso de adaptabilidad diaria, es preciso tener en cuenta también las cualidades energéticas de los alimentos.

Y aunque quizá estos conceptos parezcan abstractos, en realidad hacemos una aplicación intuitiva de ellos en el día a día. Así, por ejemplo, en verano (momento de máximo yang) nos apetecen más los alimentos yin, jugosos, frescos y ligeros como las frutas, verduras, etc. En cambio, en invierno (momento de máximo yin) preferimos los alimentos yang, es decir, las carnes y los caldos de larga cocción.

Además, como la enfermedad podría considerarse como el producto de un grave desequilibrio energético, la sabia elección de los alimentos desde la perspectiva energética puede contribuir a mejorar la sensación de bienestar de la persona y paliar la sintomatología.

Independientemente del tipo de dieta que se siga, resulta muy eficaz elegir los alimentos aplicando la perspectiva energética. Para iniciarse en ella, basta con elegirlos según sus características más yin y más yang, siguiendo la guía que exponemos a continuación.

 

Pautas generales de la dietética energética

  1. Elige alimentos de proximidad y lo menos procesados posible, ya que habrán perdido menos energía por el camino.
  2. Come despacio, masticando al máximo para facilitar la extracción de la energía.
  3. Modera el consumo de alimentos crudos, ya que su exceso desgasta la energía del sistema digestivo y produce hinchazones.
  4. Limita los alimentos muy calientes (picantes), pues generan demasiado calor interno.
  5. Los lácteos, azúcares y harinas refinadas provocan flemas (tan, humedad en terminología oriental). Sustitúyelos por bebidas vegetales, granos, semillas, frutos secos, harinas integrales, frutas…
  6. Come poco por la noche porque la energía en los meridianos responsables de la digestión está bajo mínimos.
  7. La base de la dieta deben ser alimentos que no sean ni muy fríos (yin) ni muy calientes (yang). El resto variará en función de la época del año, de tus características personales o de si estás pasando alguna enfermedad.
  8. La regla básica es el reequilibrio: si tu entorno es de calor (verano, trópico) o muestras señales de calor (fiebre, piel roja, sequedad, tendencia al exceso de actividad o tensión), debes compensar con alimentos yin. Si tu entorno es frío/húmedo o tú sientes frío, debes optar por alimentos y procesos culinarios yang.

 

Los alimentos más yin

  • Alcohol
  • Estimulantes (café, té negro, té verde, bebidas gaseosas azucaradas)
  • Alimentos muy azucarados (azúcar blanco y de caña, miel, sirope de arce, helados, chocolate, fructosa, endulzantes)
  • Vinagres
  • Algas de agua dulce (chlorella, espirulina, klamath) y agar-agar
  • Soja (bebida y tofu)
  • Lácteos líquidos o blandos (mantequilla, nata, leche, mató, yogur, kéfir de leche)
  • Aceites
  • Especies (curry, ajo, pimienta, mostaza)
  • Hierbas aromáticas frescas y secas
  • Frutas tropicales (plátano, mango, aguacate, coco, papaya)
  • Frutas locales expansivas (dátiles, pomelos, ciruelas, higos)
  • Verduras solanáceas (tomates, patatas, berenjenas, pimientos)
  • Verduras con oxalatos (espinacas, acelgas)
  • Setas

 

Los alimentos con yin y yang equilibrado

  • Endulzantes naturales (melaza de cebada, arroz, maíz, sirope de ágave, concentrado de frutas locales)
  • Frutas secas locales (pasas, albaricoques, orejones, manzanas, peras)
  • Frutas frescas locales (manzanas, peras, melocotones, albaricoques, nísperos, cerezas, fresas, sandía, melón)
  • Frutos secos
  • Semillas
  • Verduras locales de la estación
  • Algas de mar
  • Legumbres
  • Proteínas vegetales (tempeh, seitán, tofu ahumado)
  • Cereales integrales
  • Pescados blancos, azules y mariscos

 

Los alimentos más yang

  • Carnes blancas
  • Carnes rojas
  • Embutidos
  • Pizzas, galletas y horneados
  • Patatas chips, aperitivos fritos y salados
  • Condimentos salados (miso, shoyu, tamari, umeboshi)
  • Sal

 

PROCESOS CULINARIOS YIN-YANG

Yin (naturaleza fría) Neutra Yang (naturaleza caliente)
Fruta Verduras Lácteos Frutos secos y semillas Cereales Legumbres Pescados Carnes

 

Yin máximo (naturaleza fría) Fresco Neutra Tibio Yang máximo

(naturaleza caliente)

Crudo Escaldado o salteado Vapor

Hervido

Frito

Estofado

Guisado

Horneado

Parrilla

Barbacoa

 

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/61_dieta-energetica_188.pnghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/61_dieta-energetica_188-300x300.pngadminDietasEste númeroSaludalimentos con el yin yang equilibrado,alimentos yang,alimentos yin,ciclos energéticos,dieta energética,energía vital,yin-yang
Una dieta es mucho más que un conjunto equilibrado y adecuado de vitaminas y minerales. Los alimentos estén llenos de energía vital y hay que elegirlos según los cambios cíclicos energéticos (las estaciones): en invierno alimentos  más yang y en verano alimentos más yin. Desde hace miles de años, sobre...