Intestino y microbiota intestinal colaboran para mantenernos bien nutridos y mejorar nuestras defensas. Los probióticos y prebióticos son claves en esta función, así como seguir una dieta enriquecida, sobre todo a partir de cierta edad.

El 70-80% de nuestras defensas inmunitarias se encuentran en el intestino, y también es en esa región donde encontramos una red neuronal que influye en el estado de ánimo y que ha sido bautizada como nuestro segundo cerebro. Y por supuesto, el intestino es el principal responsable de absorber las vitaminas, minerales y todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo.

Necesitamos tomar los alimentos que más nos ayudan a mantener nuestro intestino en buena forma para lograr mejorar las funciones digestivas y reforzar todo el organismo, defensas incluidas. Y esa necesidad aumenta a medida que sumamos años, ya que con el paso del tiempo algunas funciones digestivas decaen y cada vez nos cuesta más asimilar nutrientes como el hierro, el cinc y las vitaminas D y B12.

Una alimentación acorde a nuestras necesidades y un buen aporte de probióticos que refuercen nuestra flora intestinal son pautas básicas para cuidar la digestión, potenciar las defensas y evitar problemas, como estreñimiento, flatulencias, diarreas, etc.

 

Alimenta tu digestión y tus defensas

Las pautas dietéticas que siempre se deberían haber seguido y que ahora son básicas para conservar el bienestar intestinal y estimular las defensas son:

  • Hortalizas y frutas de colores oscuros, naranjas o rojos, por su riqueza en antioxidantes, ácido fólico y carotenos.
  • Lácteos desnatados, mariscos, pescados y carnes magras, por su aporte proteico.
  • Legumbres, cereales integrales, semillas de lino y chía, y avena, por su riqueza en fibra, potasio, calcio, cinc y vitamina D.
  • Yogures (lácteos o de soja) y alimentos fermentados (chukrut, olivas), ya que aportan microrganismos probióticos.
  • Aceite de oliva: hay que tomar unas 2 cucharadas al día.
  • Agua: la podemos tomar en infusiones o aumentando la ingesta de sopas y cremas vegetales.
  • Reducir la sal de mesa y sustituirla por hierbas y especias.
  • Evitar las bebidas alcohólicas, porque irritan las mucosas y provocan molestias digestivas, pero además pueden causar desequilibrios en la flora intestinal.
  • Se ha de comer con calma y las raciones han de estar adaptadas a la edad. Recordemos que cuando sumamos años, hemos de restar calorías.

 

Complementos con doble función

Para evitar molestias y mejorar las funciones digestivas e inmunitarias, conviene tener a mano estos complementos:

  • Fructooligosacáridos (FOS): son un tipo de fibra soluble que, además, favorecen el movimiento de los alimentos a través del tubo digestivo, y por tanto previenen el estreñimiento, nutren y ayudan a tener una microbiota intestinal beneficiosa, que contribuye a subir las defensas.
  • Suplementos de hierro: ayudan a prevenir anemias y participan en la proliferación de las células inmunitarias; en forma de bisglicinato es más digestivo.
  • Shitake, maitake, agaricus y reishi: son hongos medicinales que contienen polisacáridos inmunoestimulantes que, además de modular las funciones inmunitarias, refuerzan la flora intestinal y su función defensiva.
  • Espirulina: proporciona vitaminas B12 y aminoácidos esenciales que el sistema inmune necesita.
  • Probióticos: microrganismos como Lactobacillus acidophilus, L. reuteri y L. rhamnosus, que ayudan a regular el ritmo intestinal, refuerzan las defenas y tienen efecto antinflamatorio.
  • Equinácea: esta planta sube las defensas y es muy útil para prevenir y tratar infecciones respiratorias como gripes y resfriados.
  • Própolis: es un inmunoestimulante y antibiótico natural.
http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/59_jubilacion_189.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/59_jubilacion_189-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludcomplementos digestivos e inmunoestimulantes,defensas,digestión feliz,inmunidad,prebióticos,probióticos
Intestino y microbiota intestinal colaboran para mantenernos bien nutridos y mejorar nuestras defensas. Los probióticos y prebióticos son claves en esta función, así como seguir una dieta enriquecida, sobre todo a partir de cierta edad. El 70-80% de nuestras defensas inmunitarias se encuentran en el intestino, y también es en...