Antes de cualquier intervención quirúrgica, para prevenir infecciones, favorecer una buena cicatrización y una excelente recuperación, se debería proporcionar unas buenas normas de alimentación, ya que la desnutrición tiene unas consecuencias muy negativas.

La cirugía es una de las especialidades médicas que más ha evolucionado, que soluciona numerosos problemas de salud y que proporciona una mejor calidad de vida a muchísimas personas en la actualidad. Seguir unas pautas dietéticas adecuadas antes y después de la operación puede contribuir a que esta sea todo un éxito. Evitar cualquier estado de desnutrición en el período pre y postoperatorio será el objetivo principal de la dieta, ya que la desnutrición tiene unas consecuencias muy negativas

Consecuencias de la desnutrición:

  • Disminución de la respuesta inmune.
  • Mayor susceptibilidad a infecciones.
  • Mayor riesgo de complicaciones quirúrgicas.
  • Dificultad de cicatrización.
  • Trastornos del transporte plasmático de fármacos.
  • Aparición de úlceras por decúbito.

 

Nutrientes básicos antes y después de la operación

Afrontar cualquier intervención quirúrgica con unas defensas orgánicas fuertes será una prevención de numerosas complicaciones Estos son los nutrientes básicos para el sistema inmunológico que debemos tener en cuenta:

1. Más proteínas. Entre todos los nutrientes que se deben controlar, destacan las proteínas, por sus importantes funciones, ya que forman parte de la estructura de todos los tejidos y tienen actividades fundamentales en todo el organismo, desde el funcionamiento del cerebro hasta la formación de las defensas.

El mal suministro de proteínas en la alimentación diaria es una de las causas más importantes de: enfermedad, envejecimiento, deterioro del organismo y mala cicatrización.

La gran norma para conseguir una buena nutrición proteica es repartir los gramos de proteína que se necesitan en varias tomas; es decir, que cada comida del día contenga alimentos que proporcionen una dosis correcta de proteína.

Hay que asegurar 1 gramo de proteína por kilo de peso corporal y por día es un mínimo en las dietas pre y postoperatorias.

 

 

CONTENIDO EN PROTEÍNAS DE DIVERSOS ALIMENTOS

Alimento Gramos de proteínas por 100 gramos

 

Levadura seca de cerveza 35-50
Soja 35-40
Germen de trigo  28
Lentejas secas  24
Garbanzos secos  22
Judías secas  21
Cerdo (lomo)  19
Conejo  22
Pavo  19
Pollo (deshuesado)  20
Ternera (bistec)  19
Jamón curado  21
Huevo  13
Bacalao fresco  17
Bacalao seco  75
Merluza  17
Salmón  20
Sardina  21
Calamar  17
Gambas  21
Leche  3 a 3,5
Yogur  4
Queso fresco  12
Queso curado  23 a 40
Arroz  8
Pan  9
Macarrones y fideos  12
Almendras  20
Nueces  18
Piñones  26
Girasol (pepitas)  27
Aceitunas  3
Aguacate  2
Naranja  0,8
Plátano  1,2
Pera  0,3
Acelgas  1,9
Coles  1,7
Tomate  1,3
Patatas  2
Setas  1,7
Zanahorias  0,8
Aceite  0

 

 

2. Un suplemento de omega 3. Como hay que asegurar unas 3 cucharadas mínimas de aporte adecuado de ácidos grasos omega 3, en muchas ocasiones se debe recurrir a la suplementación en perlas por la inapetencia que suele estar asociada a estos casos o por las dificultades digestivas que se pueden producir.

3. Aumentar hierro, ácido fólico y vitamina B12 para evitar las anemias. En muchas intervenciones, y especialmente en las de traumatología, se debería hacer una buena preparación nutricional con estos tres nutrientes para evitar las anemias que se producen, e incluso disminuir la necesidad de transfusiones sanguíneas.

4. Vitaminas A, C, E. La importancia de estas tres vitaminas está comprobada en el mantenimiento de las defensas. Una dieta rica en carotenos, con un aporte de zahorias, calabazas y frutas, proporciona un buen aporte de vitamina A. Los buenos aceites vegetales y el germen de trigo aseguran cantidades adecuadas de vitamina E.

La vitamina C es tan importante para el sistema inmune como para una cicatrización correcta, por ello se debería saturar el organismo con un gramo diario de vitamina C antes de cualquier operación, ya que las horas de ayuno pre y posquirúrgico suponen una pérdida de esta importante vitamina.

5. Cinc, hierro, selenio, magnesio. Son los minerales que más se deben controlar en las dietas pre y postoperatorias. El germen de trigo, los frutos secos y las legumbres son algunos de los alimentos más ricos en cinc, destacando especialmente el germen de trigo. Los mariscos, las setas, los huevos y las levaduras cultivadas son buenas fuentes dietéticas de selenio. El magnesio es tan importante que se recomienda su suplementación, además que está indicado consumir alimentos como las levaduras, germen de trigo, frutos secos, legumbres y cereales integrales.

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/25_operacion_188-1024x512.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/25_operacion_188-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludafecciones puntuales,cirugía,intervención quirúrgica,postoperatorio,preoperatorio
Antes de cualquier intervención quirúrgica, para prevenir infecciones, favorecer una buena cicatrización y una excelente recuperación, se debería proporcionar unas buenas normas de alimentación, ya que la desnutrición tiene unas consecuencias muy negativas. La cirugía es una de las especialidades médicas que más ha evolucionado, que soluciona numerosos problemas de...