El corazón empieza a latir en el segundo mes de gestación y desde ese momento se encarga de bombear la sangre durante toda la vida. Es el músculo más esencial y que más trabaja y que, por tanto, más deberíamos mimar y cuidar.

Desde mucho antes de nacer, el corazón empieza a trabajar y a bombear nuestra sangre, y desde ese momento se convierte en un órgano imprescindible para la vida que hay que mimar y cuidar.

Las grasas de la dieta tienen un papel protagonista en cuanto a la salud cardiovascular se refiere. Sabemos que las dietas ricas en grasas saturadas y colesterol favorecen el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, y, en paralelo, las grasas monoinsaturadas y sobre todo las polinsaturadas, como los ácidos grasos omega 3, tienen el efecto contrario, el de cuidar la salud del corazón y del sistema circulatorio.

Además de las grasas, en los últimos años se ha visto que hay otros factores dietéticos que también influyen en el bienestar cardiovascular, como son los niveles altos de azúcar y de homocisteína en la sangre. El azúcar tiene un efecto inflamatorio y oxidante que puede ir dañando el interior de los vasos sanguíneos, y la homocisteína es un aminoácido que, si aumenta por encima de 10 micromoles, puede ser un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.

Claves de una dieta cardiosaludable

El desayuno ha de ser la comida más importante del día, ya que saltárselo aumenta el riesgo de sufrir infarto, hipertensión y diabetes, sobre todo en los hombres, pero además hay otros factores dietéticos que siempre deberemos tener en cuenta:

  • Los vegetales de temporada, preferiblemente de origen biológico, deben ser el pilar de la dieta, ya que aportan antioxidantes, son diuréticos, alcalinizantes y antinflamatorios, y proporcionan vitaminas del grupo B, que ayudan a regular los niveles de homocisteína.
  • Las legumbres deben tomarse al menos 4 veces a la semana, ya que ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, entre otras cosas, por tener fibra soluble, que colabora en la regulación de la entrada de la glucosa en la sangre.
  • Los frutos secos (nueces, avellanas) y semillas (lino, chía) se han de tomar en pequeña cantidad y a diario, porque aportan vitamina E y ácidos grasos omega 3 que protegen el corazón y los vasos sanguíneos.
  • Los pescados azules se deberían tomar 2 o 3 veces en semana.
  • El azúcar y los alimentos refinados como la pasta o el pan blanco se han de evitar; los podemos sustituir por sus versiones integrales, que aportan fibra y tienen un índice glucémico menor.
  • Los embutidos, carnes procesadas y quesos no artesanales no deberían tomarse, ya que suelen tener fosfatos que pueden alterar el bienestar cardiovascular, y además son ricos en grasas saturadas y colesterol. El exceso de carne puede aumentar los niveles de homocisteína.
  • Conviene reducir la ingesta de grasas saturadas y aumentar la de grasas monoinsaturadas (aceite de oliva) y polinsaturadas (frutos secos, semillas de lino y chía, aceite de onagra).

 

Suplementos básicos

En tu día a día, vale la pena incluir estos suplementos como una ayuda extra para cuidar la salud del corazón.

  • Levadura de cerveza: es uno de los alimentos más ricos en vitaminas del grupo B, que ayudan a regular los niveles de homocisteína.
  • Probióticos, con monacolina K y vitamina K2, para cuando empiezan a subir los niveles de colesterol y para prevenir la calcificación de las arterias.
  • Cromo: este mineral mejora el funcionamiento de la insulina, ayudando a que la glucosa entre en las células y no quede en la sangre dañando el sistema circulatorio.
  • Omega 3 DHA con EPA: ácidos grasos esenciales que cuidan el sistema cardiovascular y regulan los niveles de colesterol y de grasas saturadas en la sangre.

 

4 plantas con mucho corazón

Si aparecen molestias, consulta con tu médico, pero recuerda que hay plantas cardiosaludables muy útiles:

  • El aceite de ajo ayuda a bajar la hipertensión arterial y a cuidar la salud del corazón, posiblemente porque mejora la elasticidad de la aorta.
  • Espino blanco es cardiotónico, mejora los casos de taquicardia, hipertensión y otros trastornos cardiocirculatorios de origen nervioso.
  • Valeriana: a su capacidad para relajar y calmar debemos sumar un efecto vasodilatador que mejora la hipertensión de origen nervioso.
  • Hojas de olivo: son hipotensoras, vasodilatadoras y ayudan a bajar los niveles de colesterol y glucosa en la sangre.
http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/60_jubilacion_189.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/60_jubilacion_189-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludcorazón,corazón sano,dieta cardiosaludable,plantas para el corazón,suplementos para el corazón
El corazón empieza a latir en el segundo mes de gestación y desde ese momento se encarga de bombear la sangre durante toda la vida. Es el músculo más esencial y que más trabaja y que, por tanto, más deberíamos mimar y cuidar. Desde mucho antes de nacer, el corazón...