Favorecer los alimentos alcalinizantes en lugar de los ácidos ayuda al buen funcionamiento celular, y por tanto de todo el organismo, y al mismo tiempo es una forma de retornar a una alimentación más natural.

Aunque no nos lo parezca, nuestra dieta ha cambiado mucho en los últimos 100 años y se ha vuelto más ácida. A principios del siglo xx tomábamos 10 veces más potasio que sodio, sin embargo, ahora tomamos 3 veces más sodio que potasio, además de menos fibra, muchas más grasas saturadas, azúcares simples y fosfatos que encontramos sobre todo en las carnes. Todos estos cambios hacen que nuestro metabolismo se vuelva más acidificante y se vean favorecidas la aparición de algunas enfermedades, especialmente las reumáticas y cutáneas.

En este tipo de dieta hay que tener en cuenta que la acidez o alcalinidad de un alimento no depende de su pH, sino del efecto que provoca ese alimento, una vez digerido y metabolizado, en el pH del organismo. La composición mineral de los alimentos también afecta, así podemos considerar que los más alcalinizantes son aquellos más ricos en calcio, potasio y magnesio y más pobres en sodio y fósforo. Por esa razón, alimentos de sabor ácido como por los cítricos, una vez digeridos y metabolizados, resultan alcalinizantes para el organismo.

Conseguir un pH más equilibrado puede ser de gran ayuda para ganar mayor claridad mental, vitalidad y una mejora de la salud en general.

 

Beneficios de una dieta alcalinizante

Las dietas alcalinizantes son beneficiosas para todo el mundo, pero sobre todo para aquellas personas que tienen problemas óseos (fracturas, osteoporosis), renales o cardiovasculares. Al recuperar una alimentación más ancestral y que ayuda a mejorar el pH interno del organismo, se gana:

Mayor disponibilidad de magnesio, por lo que las enzimas que dependen de este mineral funcionan mejor; son enzimas implicadas en todos los niveles del metabolismo (energético, de grasas, glúcidos, crecimiento, regeneración, etc.). Además unos buenos niveles de magnesio ayudan a activar la vitamina D y, por tanto, todas las funciones que esta vitamina realiza (mineralización de los huesos, regulación del metabolismo del calcio, fortalecimiento de las defensas, protección de la piel y potenciación de la fertilidad).

Mejora la salud de los huesos, favoreciendo la calcificación y previniendo problemas como la osteoporosis, uñas frágiles y caries.

Reduce las molestias y el desgaste muscular, ya que mejora todo el proceso de contracción muscular.

Mejora los casos de hipertensión e hipercolesterolemia.

Aumenta los niveles de hormona de crecimiento, lo que revierte en beneficio de la memoria, las funciones cognitivas y la salud cardiovascular.

 

Las bases de una dieta alcalinizante

Procurar que el 80% de los alimentos sean alcalinizantes y el resto acidificantes, ya que no es posible ni conveniente eliminar los alimentos acidificantes por completo.

Incluye en cada comida una ensalada, aunque sea pequeña, con verduras y hortalizas de temporada.

Intercambia alimentos acidificantes por alcalinizantes. Por ejemplo, puedes sustituir los cereales refinados por semillas cómo la quínoa, mijo y tubérculos; las carnes por legumbres, y el azúcar blanco por azúcar moreno integral.

Potencia el sabor de los alimentos alcalinos aderezándolos con hierbas aromáticas (menta, orégano, salvia, perejil, tomillo, romero, albahaca) y evita la sal de mesa. Estos aderezos se pueden añadir directamente o utilizarlos para aromatizar el aceite de oliva.

Escoge productos de la huerta que hayan sido cultivados con técnicas tradicionales o cultivo ecológico. Es importante que los suelos de cultivo sean de calidad, para que las hortalizas, frutas y verduras tengan las proporciones de minerales adecuados.

 

Alimentos alcalinizantes:

  • germinados
  • frutas frescas y deshidratadas (limón, cerezas, manzana, melón, pomelo, pera, uva, dátiles)
  • hortalizas (lechuga, cebollas, tomate, rábano, pimiento)
  • verduras crudas o cocinadas si se aprovecha el agua de cocción (col, zanahoria, apio, nabo, berenjena, pepino, calabacín)
  • soja verde
  • mijo (es uno de los alimentos más alcalinizantes)
  • legumbres y tubérculos
  • infusiones
  • cítricos (pomelo, limón)
  • aguacate
  • especias (pimentón, pimienta, cúrcuma, jengibre, azafrán, canela)
  • hierbas aromáticas (menta, salvia, perejil)
  • algas (fucus, kombu)
  • azúcar moreno
  • lácteos.

Alimentos acidificantes

  • vísceras
  • carnes y embutidos (cordero, ternera, pollo, cerdo)
  • mariscos y pescados
  • huevos
  • cereales refinados (pan, pasta)
  • bollería (picatostes, bollos, pasteles)
  • azúcar blanco y golosinas
  • legumbres
  • frutos secos, a excepción de las almendras y las nueces que contienen mucho calcio, un mineral alcalino
  • bebidas alcohólicas
  • bebidas gaseosas y refrescos azucarados
  • aderezos (mostaza, vinagre, mayonesa)
  • mermelada
  • chocolate
  • frituras y platos precocinados.

 

El limón, de sabor ácido, se comporta en nuestro organismo como alcalinizante, por eso va bien tomar limón antes de las comidas.

 

Plantas y complementos que ayudan

  • carbonato de magnesio: favorece la regularización del pH corporal;
  • ácidos grasos omega 3 DHA y EPA: ayudan al organismo a tamponar los ácidos que se producen metabólicamente, al mismo tiempo que participan en la regulación de los procesos inflamatorios;
  • alga chlorella: es rica en clorofila y ayuda a depurar al organismo;
  • infusiones vegetales: sobre todo, la de cola de caballo y la de ortiga por su gran riqueza de minerales.

 

Menú alcalinizante de 5 días

Cada día, media hora antes de desayunar, toma un vaso de agua con el zumo de 1 limón para alcalinizar y desintoxicar tu organismo tras el ayuno nocturno.

Lunes

Desayuno

Té verde + 2-3 galletas de avena + 1 yogur de soja

Media mañana

Zumo de pomelo + 3 tortitas de arroz integral

Comida

Ensalada con germinados, lechuga, nueces, zanahoria y rábanos rallados + arroz integral con brécol, puerros y tofu bio + queso fresco con sirope de savia de arce

Merienda

Yogur con fruta del tiempo

Cena

Crema de calabacín, nabo y zanahoria + bacalao con salsa de tomate + manzana al horno

Martes

Desayuno

Leche de soja + rebanada de pan Dextrin con lino + fiambre de pavo

Media mañana

Licuado de manzana, apio, remolacha y 1 cucharada de germen de trigo + 5 almendras

Comida

Ensalada verde + filete de merluza a la plancha con patata al vapor y zumo de limón + pera

Merienda

Infusión de cola de caballo + 3 galletas de muesli

Cena

Sopa  de calabaza, judías verdes, puerro y quínoa + brocheta de tofu, pimiento y berenjena + kéfir con piñones

Miércoles

Desayuno

Té verde + 2 rebanadas de pan Dextrin con chía con aceite de oliva + fruta del tiempo

Media mañana

Infusión de cola de caballo + 2 kiwis

Comida

Ensalada de tomate y canónigos + mijo con judías verdes y pimiento asado + atún a la plancha+ macedonia de frutas

Merienda

Licuado de zanahoria, remolacha y 1 cucharada de germen de trigo + dátiles

Cena

Espaguetis integrales con salsa de tomate y algas + piña natural

Jueves

Desayuno

Té rooibos+ yogur de soja con semillas de lino + 3 galletas de muesli

Media mañana

Té verde + tostada de pan Dextrin con lino con fiambre de pavo

Comida

Ensalada verde + salmón con calabaza al papillote  + yogur con germen de trigo

Merienda

Infusión de cola de caballo + 1 puñadito de almendras y nueces

Cena

Verduras a la plancha (pimiento, berenjena, cebolla) + tortilla de calabacín + compota de manzana o pera

Viernes

Desayuno

Leche de avena + 3 cucharadas de muesli + fruta del tiempo

Media mañana

Té verde + 3 galletas con arándanos rojos

Comida

Ensalada de rúcula, apio y tomatitos cherry + hamburguesa de trigo sarraceno y algas + requesón con sirope de savia

Merienda

Infusión de cola de caballo + manzana

Cena

Crema de puerros y copos de avena + huevo revuelto con espárragos + piña natural

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/63-63_dieta-alcalinizante_188-1024x969.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/63-63_dieta-alcalinizante_188-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludalcalinizante,alcalino,aliamentos ácidos,alimentos alcalinos,basificante,equilibrio ácido-base,metabolismo,pH en equilibrio
Favorecer los alimentos alcalinizantes en lugar de los ácidos ayuda al buen funcionamiento celular, y por tanto de todo el organismo, y al mismo tiempo es una forma de retornar a una alimentación más natural. Aunque no nos lo parezca, nuestra dieta ha cambiado mucho en los últimos 100 años...