Con los años, todo se cae, o al menos eso dice la sentencia popular. Cabellos y dientes son los ejemplos más evidentes de este proceso, pero también debemos decir que es un proceso que podemos retrasar si nos aseguramos determinados nutrientes en nuestros menús diarios.

 

¿Qué tiene en común el cabello y la salud oral? Que ambos dependen de las proteínas y los minerales de la dieta (calcio, cinc, selenio), así como de tener un buen aporte de vitaminas regeneradoras (vitaminas C y A, y carotenos). Pero, además, tanto el aspecto de nuestro cabello como el de nuestros dientes y encías son un reflejo de nuestro estado nutricional, de modo que, cuando hay alguna alteración, enseguida se resienten y nos dan señales (cabello sin brillo, pérdida de pelo, encías sangrantes, propensión a la caries, etc.).

 

Proteínas que no falten

Tanto el cabello como las piezas dentales son estructuras construidas con proteínas, por esa razón la dieta debe ser suficientemente rica en proteínas de buena calidad (carnes, pescados, huevos, soja, quinoa), aunque también podemos combinar alimentos como cereales con legumbres para que sus proteínas se complementen y sean más nutritivas. Estos alimentos, además, suelen ser buenas fuentes de fósforo, un mineral esencial para fortalecer el interior de los dientes y nutrir los cabellos.

 

Nutrientes esenciales

Los nutrientes que te mostramos a continuación te serán muy útiles para ampliar la salud de tu boca, pero también son una buena medicina estética para retrasar la caída del pelo y que este crezca más vigoroso y brillante.

Vitamina C: es clave para la producción de colágeno, por eso su deficiencia puede retrasar el crecimiento del cabello y debilitar la sujeción de dientes y muelas, lo que propicia su caída. Fuentes: verduras y frutas frescas.

Hierro y vitamina B12: son esenciales para producir hemoglobina y oxigenar los tejidos, desde el folículo capilar (la carencia de hierro es la principal causa de caída de cabello en mujeres jóvenes) hasta los dientes y las estructuras donde estos se anclan (encías y mandíbula). Fuentes: carnes rojas y huevos, el hierro en solitario lo encontramos en legumbres y semillas, y la vitamina B12 en algas como la espirulina y chlorella.

Vitamina A y carotenos: ayudan a mantener sanas las encías y, a nivel de folículo capilar, favorecen la formación de una secreción que actúa como acondicionador natural del cabello. Fuentes de vitamina A: lácteos y pescados grasos. Fuentes de carotenos: verduras de colores rojas a anaranjadas.

Magnesio: refuerza el esmalte dental y evita la caída de cabello. Fuentes: verdura de hoja verde, legumbres y frutos secos.

Cinc: su deficiencia provoca un mal desarrollo del folículo piloso y una mayor caída del cabello, de modo que, si llega a nacer, es más frágil y quebradizo. Además, el cinc es esencial para mantener las funciones inmunes e inflamaciones que podrían causar gingivitis y úlceras en la boca. Fuentes: germen de trigo, levadura de cerveza, semillas (sésamo, lino) y frutos secos.

Calcio: es esencial tanto para que el pelo se vea sano, como para construir los dientes. Para favorecer su absorción y utilización conviene tomarlo combinado con vitamina D y K2. Fuentes de calcio: lácteos, semillas y frutos secos. Fuentes de vitamina D: pescados grasos. Fuentes de vitamina K2: natto.

Aminoácidos azufrados (metionina, l-cistina): son esenciales para construir la queratina que forma la fibra capilar. Fuentes: quesos, pescados, soja, lino, frutos secos, levadura de cerveza y salvado de trigo.

Cobre: es esencial para producir melanina y, junto con el ácido fólico, ayuda a retrasar la aparición de las canas. Fuentes de cobre: levadura de cerveza, champiñones, chocolate y frutos secos. Fuentes de ácido fólico: verduras de hoja verde y levadura de cerveza.

Proteínas y otros nutrientes de la soja: esta legumbre posee una combinación de principios activos que ayudan a prevenir la caída del cabello, y su contenido de calcio es muy interesante para mantener la dureza de los dientes.

 

 

Enemigos de tus dientes

Para no desgastar los dientes en exceso, evita los alimentos demasiado ácidos (encurtidos, cítricos, vinagre).

Reduce la toma de azúcares simples y, si los tomas, recuerda lavarte los dientes.

Utiliza jugo de áloe vera como colutorio o bien incorpóralo en la pasta dental, ya que esta planta tiene propiedades regeneradoras, calma molestias y ayuda a evitar caries.

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/35a_fertilidad_189-892x1024.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/35a_fertilidad_189-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludalimentos para cabellos sanos,alimentos para dientes sanos,complementos que refuerzan el cabello,complementos que refuerzan los dientes,nutrientes enemigos de los dientes,proteínas para el cabello,vitaminas y minerales esenciales del cabello
Con los años, todo se cae, o al menos eso dice la sentencia popular. Cabellos y dientes son los ejemplos más evidentes de este proceso, pero también debemos decir que es un proceso que podemos retrasar si nos aseguramos determinados nutrientes en nuestros menús diarios.   ¿Qué tiene en común el...