Dentro de este grupo de edad existen diferencias claras de comportamiento en el peso entre las personas de 65-74 años, y aquellas que tienen más de 75.

Entre las personas de 65 a 74 años se encuentra el porcentaje más alto de sobrepeso y obesidad y en cambio a partir de los 75 años se invierte esta tendencia y podemos incluso encontrar un gran número de personas mayores con un peso inferior al deseable.

 

Si hay que perder…

En todo caso, si a esta edad la pérdida de peso se hace de forma voluntaria, esta debe ser muy sostenida y deben asegurarse todos los nutrientes esenciales, puesto que el riesgo de pérdida de masa muscular, de tejido óseo y del nivel de salud en general es mucho mayor.

La clave está en mejorar la dieta cualitativamente y hacer más ejercicio:

  • Nada de dietas restrictivas. Recordemos que las dietas monótonas o desequilibradas también pueden engordar. En ese caso, debemos equilibrarla y variarla mucho más.
  • No son aconsejables las pérdidas de peso bruscas, la estabilización puede ser positiva.
  • Hacer un ejercicio “asequible” de forma regular. Nunca es tarde para empezar, debemos adecuar el ejercicio a las posibilidades de cada uno. Aunque sea muy suave, es importante que nos permita ser constantes con la actividad.
  • No debemos descuidar el aporte de proteínas como pavo o pollo, pescado o huevos.
  • La máxima variedad de la dieta (frutas y verduras, cereales, legumbres, lácteos y alimentos proteicos) nos asegurará el aporte de todos los micronutrientes (vitaminas y minerales) necesarios. Es importante valorar con nuestro médico o dietista si es necesaria la suplementación de micronutrientes susceptibles de ser deficitarios: hierro, vitamina B12 y ácido fólico.

Suplementos

  • Fibra soluble. Las fibras solubles son un excelente comodín para las dietas. Sacian, mantienen la regularidad y el buen estado del intestino, controlan la entrada de las grasas y reducen la absorción de los azúcares.

 

 

Menú tipo para adelgazar:

  • Desayuno: 1 vaso de bebida de soja con calcio o leche desnatada + 2 rebanadas de pan integral con pavo.
  • Media mañana: 1 yogur desnatado + 1 infusión sin azúcar.
  • Comida: Verdura con 1 patata pequeña y poco aceite + pescado o pollo sin piel a la plancha o al horno + 1 pieza de fruta.
  • Merienda: 1 vaso de bebida de avena con calcio + 2 tortitas de arroz integral.
  • Cena: Caldo de verduras con arroz clarito + tortilla con ensalada de tomate + 1 fruta o 1 yogur desnatado.

 

Si hay que ganar…

Es crucial detectar las posibles causas de una pérdida de apetito, como pueden ser la dificultad en la masticación, problemas digestivos o un estado depresivo. Es importante valorar con el médico el tratamiento más adecuado, pero existen algunos recursos útiles para personas que no tengan ninguna patología añadida:

  • Cuidar el entorno y la compañía a la hora de las comidas.
  • No forzarse a comer grandes cantidades. Será más provechoso comer poco, pero a menudo.
  • Cocinar los platos de manera que queden camuflados alimentos especialmente nutritivos: leche desnatada en polvo, queso rallado o fundido, huevo cocido rallado, carne o pescado troceados o triturados, frutos secos o cereales triturados.
  • Se puede incluir como refuerzo un suplemento de proteínas de soja en polvo.
  • Tomar en cada comida 1 cucharada de levadura de cerveza, ya que es un alimento muy concentrado en proteínas y vitaminas del grupo B.
  • La jalea real también puede estimular el apetito.

 

Por Neus Biscarri, nutricionista

http://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/56_jubilacion_189.jpghttp://www.revistadieteticaysalud.com/wordpress/wp-content/uploads/56_jubilacion_189-300x300.jpgadminDietasEste númeroSaludadelgazar después de los 65,alimentación básica,alimentación sana,control de peso,dieta equilibrada,dieta saludable,engordar después de los 65,menú adelgazante para mayores de 65,perder y aumentar peso,suplementos adelgazantes para mayores de 65
Dentro de este grupo de edad existen diferencias claras de comportamiento en el peso entre las personas de 65-74 años, y aquellas que tienen más de 75. Entre las personas de 65 a 74 años se encuentra el porcentaje más alto de sobrepeso y obesidad y en cambio a partir...