Afrodisiacas

La maca: el vigorizante andino

En poco tiempo, y gracias a sus probadas propiedades vigorizantes, la maca (Pidium meyenii ) un tubérculo que crece solo a más de 4.300 metros de altura -de ahí que su nombre signifique “arriba”- , como las tierras de Puna, cerca del lago Junín en Perú, se está haciendo tan famosa en los herbolarios españoles que se dice que puede destronar al famoso ginseng. Se trata de una raíz tuberosa similar al rabanito, de color amarillo morado, con una pulpa blanca con apariencia de mármol, que se cultiva de forma totalmente ecológica, resistiendo las condiciones climáticas extremas propias de esas latitudes: heladas, vientos y luz solar intensa. Tras nueve largos meses en la tierra, de la que absorben prácticamente todo su contenido mineral, los tubérculos se secan al sol para ser deshidratados y poder ser almacenados durante años, llegando al mercado español en forma de polvo que luego se comercializa en cápsulas.

Desde hace muchos años, los indígenas de Puna ofrecen a los turistas que sufren el “mal de altura” una bebida muy eficaz a base de maca que resuelve rápidamente los síntomas provocados por la falta de oxígeno. Pero no ha sido esta cualidad la que ha despertado el interés mundial por este tubérculo -que estaba a punto de extinguirse en la década de los 70 y en cuyo cultivo están invirtiendo ahora empresas peruanas y extranjeras-, sino por sus probadas virtudes vigorizantes y afrodisíacas, así como por su poder fertilizante en hombres, mujeres y en animales. La razón de tal poder reside, según los especialistas, en su alto contenido en aminoácidos que estimulan el cerebro y los órganos de reproducción.

Poderoso fertilizante
La maca es uno de los vegetales más ricos en hierro, calcio, fósforo y vitamina E, y tiene una alta concentración de aminoácidos, zinc, magnesio, y vitaminas B1, B12, C y E. Los Incas le llegaron a otorgar tal valor a este humilde tubérculo, que incluso la utilizaron como moneda de cambio y prohibían su consumo a los jóvenes solteros para evitar una segura excitación sexual que luego sería difícil de satisfacer. Tras siglos de olvido, esta planta milenaria vuelve a recobrar su valor convirtiéndose, incluso, en el componente esencial de la dieta de los astronautas de la NASA, ya que su consumo les ayuda a mantener un óptimo estado físico y una mayor rapidez de reflejos.

Numerosas investigaciones y pruebas están confirmando los usos tradicionales de esta planta: da energía y vitalidad; actúa como un eficaz afrodisíaco tanto en hombres como en mujeres; ayuda a resolver algunos problemas de impotencia; y normaliza las irregularidades menstruales y los desequilibrios hormonales femeninos, incluyendo los síntomas asociados con la menopausia. También resulta eficaz en los estados crónicos de fatiga, debilidad mental, y más recientemente ha sido utilizada como alternativa a los anabolizantes esteroides. Está considerada superior al ginseng rojo coreano.

Algunos investigadores apuntan a que la acción de la maca sobre la fertilidad de la mujer es debida a su alto contenido en lisina cuya función es la de regular el ciclo de la fecundidad femenina, mientras que incremento del instinto reproductivo que produce en los hombres que la toman es obra de la arginina, un aminoácido que constituye el 80% de las células reproductivas masculinas y cuya deficiencia produce esterilidad. Laboratorios de Alemania, Francia y Estados Unidos están utilizando la maca para tratar casos de frigidez, infertilidad, problemas hormonales y debilidad mental.
El antropólogo de la Universidad de Michigan Tymothy Brown, afirma que la maca tiene cualidades revitalizadoras debido a la presencia de glucosinolatos aromáticos que están directamente implicados en el proceso reproductivo humano. Además este tubérculo tiene estrógenos naturales que ayudan a las mujeres a mejorar irregularidades del ciclo menstrual, de la menopausia y alteraciones sexuales.

 

Del ginseng al jengibre

Es obvio que la fuerza y la energía de todas las plantas se concentra en su raíz, pero hay tres especialmente que parecen acumular en sus raíces toda la vitalidad que necesitan los hombres y mujeres para desarrollar una vida sexual sana. Se trata del jengibre, el ginseng y la angélica china.
. La raíz del jengibre (Zingiber officinale) está reconocida desde hace miles de años como un poderoso afrodisíaco, sobre todo si se utiliza asociado al ginseng. Tiene muchas otras virtudes, pero destaca como un estimulante circulatorio que actúa como vigorizante del sistema reproductor. El jengibre se puede tomar espolvoreado sobre los alimentos, en decocción o en tintura madre. La decocción se prepara hirviendo en una taza de agua durante 3 minutos, una cucharadita de polvo de jengibre. Se cu
ela y se toma una taza de decocción cada mañana durante tres semanas seguidas.
. La raíz de la angélica china (Angelica sinensis) o Dang gui, es la mejor planta tonificante para las mujeres y se usa con éxito para mantener la salud de los órganos y funciones sexuales. En china se la conoce como el “ginseng femenino”.
. La raíz del ginseng (Panax ginseng), rica en saponinas de tipo hormonal, estimula la energía sexual, sobre todo cuando la bajada de la líbido está provocada por el estrés, la ansiedad y la depresión. Excepto la personas de más de 70 años que pueden tomarlo a diario, el ginseng solo debe tomarse en curas de un mes y medio. Se puede consumir en forma de té, en extracto líquido o en cápsulas.

 

Guaraná y damiana

Si Oriente nos ha legado sus mejores raíces vigorizantes, los pueblos indígenas de América, nos han exportado, además de la recién llegada maca, plantas muy eficaces para la salud sexual. Entre ellas destacan el famoso guaraná y la damiana, menos conocida, esta última, en España tal vez porque sus propiedades afrodisíacas son más aplicables a las mujeres, y en nuestra literatura de estimulantes parece que éstos fueran de exclusivo uso masculino.
. El guaraná, es una liana que recibe su nombre de los indios guaranís del Amazonas, utilizada como estimulante sexual desde tiempos remotos por las tribus indígenas de Brasil. Se comercializa en España y en todo Europa en forma de comprimidos o perlas y se utiliza como tónico y estimulante físico y sexual. Es especialmente útil en épocas de mucho cansancio ya que aumenta la resistencia a la fatiga.
. La damiana (Turnera diffusa), una planta conocida por sus cualidades afrodisícas desde el tiempo de los mayas, es utilizada todavía hoy por las mujeres indígenas que la toman dos horas antes del coito para disfrutar del acto sexual. Se puede encontrar en España en forma de comprimidos, tintura madre, extracto y planta troceada.Tomada en exceso resulta tóxica para el hígado.