11 trucos contra la tristeza

Si hoy es un día gris en que no te sientes con fuerzas para nada y todo te parece negativo, sigue este plan de reconversión. Pequeños gestos cotidianos que te harán recuperar la moral.


1 Ducha dinamizante
La ducha es uno de los gestos más dinamizantes de la jornada, sobre todo si se hace a temperatura alterna, evitando los extremos caliente-frío. Empieza con agua un poco caliente para dilatar los poros y favorecer la limpieza. Enjabónate al tiempo que te haces un pequeño masaje. Luego ve reduciendo la temperatura del agua progresivamente, manténla unos segundos casi fría, y vuelve a alternar las dos temperaturas fría-caliente durante unos segundos.

2 Desayuno energetizante
Consigue un plus de energía, con un desayuno rico en vitamina C, la vitamina del buen humor y la que mejor ayuda a vencer la fatiga. Toma un zumo de naranja al levantarte y un kiwi con yogur en el desayuno.

3 Perfúmate con sentido
Para recuperar la energía, además de tu perfume habitual, coloca una gotita de aroma de manzana verde en los pulsos de ambas muñecas: es tonificante y vivificante.

4 Vístete con el color adecuado
Dependiendo del color que elijas para vestirte puedes predisponerte a la alegría o a la tristeza. Son las leyes de la cromoterapia. Basta con que lleves algo del color indicado (un foulard, un jersey,…) para absorber su energía y conseguir un efecto terapéutico.

SI
NO
. Azul turquesa. De la energía del amarillo a la tranquilidad del azul. Es el color ideal para las que sufren de problemas de ánimo: desde la ansiedad a la depresión. . Rojo. Da mucha energía pero puede volverte agresiva. Úsalo sólo cuando tengas el ánimo por los suelos.
. Amarillo. Es el color del sol y del oro. Da seguridad y te ayudará a enfocar tu energía para no dispersarte. Te será más fácil terminar los trabajos empezados y proponerte objetivos precisos.

.Verde. Un color a evitar si tienes un día negro ya que te puede deprimir todavía más

. Naranja: el color ideal para conseguir los objetivos propuestos. Tiene toda la alegría del amarillo y la sensualidad del rojo.  

5 A media mañana: cura de magnesio
Toma a media mañana una pequeña ración de frutos secos como orejones, pasas, nueces, almendras,..., e incluso, si estás muy decaída, una porción de chocolate negro. Estos alimentos son ricos en magnesio, un mineral aliado de la energía y del buen humor, y que suele escasear en la alimentación actual.

6 En el almuerzo, regálate mariscos
Porque están llenos de oligoelementos como selenio, yodo, flúor, cinc y cobre, que suelen ser escasos en el organismo cuando nuestra energía está tocando fondo. Toma mejillones, langostinos, almejas, ostras...,ya que te garantizan el aporte de esos nutrientes.


7 Desconéctate del trabajo
Para que las preocupaciones del trabajo no te persigan hasta casa y te impidan descansar y recuperar la energía, al finalizar la jornada laboral sigue este pequeño ritual para “desconectar”. Antes de salir anota en un papel tus preocupaciones y asuntos pendientes que debes resolver mañana y “enciérralos” dentro del cajón de tu escritorio. Después enfoca tu atención sobre tu cuerpo: apoya tu mano sobre el corazón y concéntrate intensamente sobre sus latidos hasta contar 15. Luego vete a casa dando un paseo.

8 Recupérate con un baño a la menta
Si al final de la jornada, estás rendida/o pero debes acudir a algún compromiso tómate un baño revitalizante. Llena la bañera con agua no muy caliente (38 grados máximo), ponle un puñado de almidón de arroz y añádele 2 gotitas de aceite esencial de menta y unas hojitas de menta fresca si tienes. Métete dentro e intenta relajarte unos instantes mientras escuchas un poco de música.

9 Suspira
El oxígeno es el principal recargador de nuestra energía, por eso cuando estés extenuada/o, sin fuerzas, ni ánimo, en cualquier situación y a cualquier hora, deténte y suspira profundamente.

10 Acude al masajista
Un masaje tonificante, dado por un experto, no solo te dará energía, sino que además la reequilibrará, sumiéndote en un estado de bienestar total. El shiatsu y la digitupuntura son los mejores para reequilibrar la energía y levantar la moral. También te ayudará un buen masaje en la planta del pie (reflejoterapia podal).

11 Aprende a relajarte en las situaciones difíciles
El menor contratiempo en la jornada puede acentuar la sensación de fatiga y aumentar el decaimiento. Ante un revés, un problema o una discusión, la solución está en transformar la situación en algo positivo con algunos trucos sencillos de relajación
. En un embotellamiento: aprovecha las paradas para entrenar las manos.
Coge el volante por la parte superior y haz girar las manos hacia arriba y hacia abajo . Otro ejercicio consiste en apoyar los dedos sobre el volante y apretar fuerte para que se curven, o utiliza el volante como un piano tecleando al ritmo de la música que escuchamos. Escoge a Mozart. Las composiciones de este genio de la música tienen la reputación de calmar el espíritu e inducir al buen humor.
. Ante un retraso en el aeropuerto o estación: en vez de desesperarte, distráete haciendo este sencillo ejercicio. Mira la estancia donde te encuentras, observa cada persona, cada mueble y cada detalle, después pasa revista a cada parte de tu cuerpo y toma conciencia de su estado de tensión o de relajación.
. ¿Tienes un problema? En vez de desesperarte, Ríete. Ponte una película cómica o un programa de humor y ríete de las tonterías a carcajadas, sin miedo a subir el tono. Luego te será más fácil buscar la solución-
. Ante un ataque de ansiedad. Canta a viva voz y sin complejos ya que cantar es una verdadera válvula de escape para eliminar las tensiones.
. ¿Acabas de recibir una mala noticia? Sal a caminar, sin un destino predeterminado y tomando conciencia de la respiración a cada paso. Poco a poco el cansancio te hará enlentecer el paso al mismo tiempo que tu espíritu se va calmando.

 

Ver: NUTRICIÓN: Dieta antidepresión