Soluciones naturales contra la ansiedad

Todos hemos sentido esa sensación de agitación, inseguridad o miedo en algún momento de nuestra vida. Dejando aparte los casos que exigen tratamiento psiquiátrico, te proponemos algunos remedios naturales para controlar los estados de ansiedad antes de que se conviertan en algo patológico.


La ansiedad, que se manifiesta la mayoría de las veces como una sensación de insatisfacción, agitación, inseguridad, miedo..., síntomas casi siempre sin causa aparente, puede ser de dos clases:
. Depresiva, cuando va asociada a cansancio, desinterés, ganas de llorar sin motivo aparente.
. Hiperactiva, cuando está acompañada de agitación y actividad frenética.
Casi siempre lleva asociados síntomas psicosomáticos o sensaciones físicas como taquicardia, sudoración, dolor en el pecho, colitis, disturbios respiatorios y el típico nudo en la garganta, una sensación de que tienes algo en la garganta que te hace dificil respirar, hablar o comer. También puede haber insomnio, dificultad para concentrarse, desinterés sexual y cansancio

Causas
Casi siempre las crisis de ansiedad aparecen después de un periodo de grandes tensiones emotivas, de problemas graves, de cansancio físico o mental o de la típica sobrecarga que dan los problemas sin resolver.
También existen factores constitucionales de caracter que pueden determinar que las personas sean más ansiosas. El estilo o forma de vivir, también pueden determinar una mayor propensión a la ansiedad: vivir por encima de las posibilidades económicas cargándose de deudas, trabajar más de lo necesario, usar las horas de ocio en actividades estresantes y competitivas,....

Terapias naturales
La medicina tradicional trata la ansiedad con ansiolíticos, somníferos, y otros fármacos que además de otros efectos secundarios, crean dependencia y muchas veces no hacen más que tapar la verdadera causa de la ansiedad.
Sin embargo, las terapias naturales utilizando complementos que abastezcan al organismo de la energía que necesita y sobre todo de las vitaminas y los minerales deficitarios, permite devolverle al organismo el equilibrio eliminando o reduciendo los síntomas de la ansiedad.


Fitoterapia
En todas las situaciones de ansiedad: tila (una infusiones después de las comidas), pasiflora ( de 2 a 4 comprimidos diarios) o hipérico (de 2 a 4 cápsulas diarias)
Cuando la ansiedad está provocada por situaciones que generan un gran cansancio físico o mental: eleuterococo en extracto (15 gotas tres veces al día) o en comprimidos (de 4 a 6 al día).
Insomnio debido a la ansiedad: valeriana (30 gotas de extracto media hora antes de acostarte, o 2 comprimidos).

 


Oligoterapia
. En todas las situaciones: Manganeso-Cobalto: una dosis al levantarse durante un mes
. Ansiedad con un fuerte componente depresivo: Litio, una o dos dosis al día.
. Ansiedad con cansancio y astenia: tomar al levantarse por las mañanas una dosis de Cobre-Oro-Plata, alternada con Zinc-Cobre


Relajación
Es una de las formas más eficaces de luchar contra la ansiedad. Sofrología, yoga, u otras técnicas personales pueden serte de gran ayuda. Pero mientras encuentras el profesor más adecuado puedes probar este ejercicio sencillo para hacer por la noche tumbada en la cama:
. Cierra los ojos. Pon las dos manos sobre el vientre sin apoyarlas. Inspira suavemente sintiendo como el vientre se eleva contra las manos. Relájate espirando lentamente. Repite muchas veces. Este simple ejercicio, libera el diafragma y le permite una mejor oxigenación y una mejor eliminación de las toxinas.

La dieta de la serenidad
Basada en la medicina ayurvédica, esta dieta favorece la serenidad y te ayudará a combatir la ansiedad.

Todos los días
Desayuno: una taza de leche con copos de cereales y un vaso de zumo de manzana
Media mañana: una fruta
Media tarde: una fruta de la estación y un vaso de leche tibio

Lunes
Comida
Cena

. Pasta y judías verdes, o arroz con lentejas o guisantes; hinojo al vapor condimentado con aceite de oliva.
. Soja estofada con verduras; 2 rodajas de pan integral

Martes
. Pasta hervida aliñada con una cucharada de aceite de oliva y otra de parmesano; alcachofas hervidas y aliñadas con aceite, sal y pimienta.
. Puré de verduras con 4 palitos de pan integral; pescado a la plancha con zumo de limón; verdura del tiempo hervida al vapor y aliñada con aceite crudo y poca sal.
Miércoles
. Arroz hervido con verduras de la estación; ensalada verde con una cucharada de aceite, un poco de mostaza y zumo de limón.
. Pechuga de pollo a la plancha o al vapor; espinacas al vapor con una cucharada de zumo de limón y media cucharadita de semillas de sésamo.

Jueves
. Menestra de cereales (mijo, maíz, trigo) con verduras; tomate con hierbas aromáticas y una cucharada de aceite de oliva.
. Tofu salteado con calabacín, pimiento y tomate; 2 rodakjas de pan integral

Viernes
. Macarrones con tomate fresco, albahaca y olivas; macedonia de naranja y manzana con una cucharada de miel y coco rallado.
. Jamón serrano crudo desgrasado; verduras asadas con aceite, pimienta negra y hierbas aromáticas.

Sábado
. Arroz con zanahorias, calabaza o calabacines; ensalada mixta con una cucharada de aceite, un poco de mostaza y zumo de limón.
. Pescado a la plancha; patatas, hinojo y calabacín hechos al horno, aliñados con aceite y hierbas aromáticas.

Domingo
. Pasta hervida con verduras de la estación salteada con daditos de tofu; judías verdes hervidas y aliñadas con aceite, pimienta y hierbas aromáticas.
. Muslo de pavo al horno; ensalada mixta con almendras y semillas de sésamo y aceite.

NO

. levántate de la mesa saciada pero no llena.
. come cada día a la misma hora y no te acuestes sin hacer la digestión
. haz la comida más abundante al mediodía y la más ligera por la noche
. come solo productos de la estación
. no comas carne, pescado y huevos más de dos veces a la semana
. no comas alimentos precocinados o recalentados
. no uses condimentos grasos para cocinar
. reduce la sal, el vinagre y los alimentos ácidos

 

10 reglas de oro
1 Come sentada y en una atmósfera tranquila
2 No comas si estás nerviosa y agitada
3 No comas si no tienes hambre
4 No tomes alimentos o bebidas heladas
5 No discutas ni trates asuntes importantes mientras comes
6 Mastica lentamente, degustando y saboreando los alimentos
7 Deja un intervalo de 4 ó 5 horas entre las comidas principales
8 Limita al máximo el consumo de carne o pescado crudo

9 Después de cada comida quédate sentada tranquilamente durante algunos minutos.

10 Evita el café después de la comida y prefiere una infusión de tila.

 

Ver: NUTRICIÓN: La dieta de la serenidad